Campamentos de verano: La mejor opción para una inmersión cultural completa

Los campamentos de verano son una opción ideal  para que los niños mejoren su inglés a la vez que se enamoran del idioma por vivir experiencias increíbles junto a él. Sin embargo, ésta no es la única ventaja que tiene. Si tu hijo se va de campamento de verano, aprenderá muchas más cosas además del idioma. Sigue leyendo para saber qué otros beneficios puede tener para tu pequeño un campamento de verano.

Para los papás y mamás de hoy en día, el inglés se ha convertido en un elemento imprescindible en la enseñanza de sus hijos. En un mercado laboral cada vez más internacional y con mayor movilidad, el dominio de una lengua extranjera se ha convertido en un requisito indispensable para garantizar el desarrollo de una carrera profesional.

La academia de inglés es una forma tradicional y muy efectiva de aprender el idioma, sin embargo, para optimizar el aprendizaje y la asimilación de los conocimientos, es muy recomendable combinar los estudios en la academia con actividades en las que disfrute. Es por ello por lo que los campamentos son más que recomendables, no sólo por el inglés, sino por todas las habilidades sociales que aprenden.

A continuación, presentamos algunos de los beneficios de una inmersión lingüística como es un campamento de verano en inglés.  

 

Más responsabilidad y autonomía

Si nunca has enviado a tu hijo a este tipo de actividades, es muy probable que te sientas un tanto receloso a enviarlo fuera, especialmente la primera vez. Sin embargo, es una experiencia que lo va a enriquecer muchísimo, no solo por el idioma, sino por el grado de independencia y autonomía que va a ganar.

Los niños, aunque están constantemente vigilados por adultos, desarrollan ciertas tareas que normalmente no harían en casa. Ésto en parte para ellos es emocionante porque se sienten independientes y capaces.

Esta dosis de libertad que reciben los niños al irse de casa por primera vez por su cuenta es muy positiva para que aprendan a ser responsables. Aunque siempre haya un adulto alrededor, deberá hacerse cargo de ciertas cuestiones que, por norma general, en casa no hace, como organizarse su propia ropa. Así, aprenderán a ser más autónomos y resolutivos.

 

No paran de aprender inglés

El verano es una temporada que normalmente los niños no dedican a estudiar, repasar lo que han aprendido en el curso pasado y prepararse para el próximo año lectivo. El tiempo que pasen en el campamento seguirán reforzando y aprendiendo el idioma y de una forma mucho más fácil y divertida que si les obligas a hincar los codos en vacaciones.

En el campamento están continuamente hablando y practicando, por lo que su expresión oral será la principal habilidad que mejoren en su estancia. Además, conforme vean que van aprendiendo y mejorando, se sentirán más motivados y verán en sus propias carnes cómo, si se esfuerzan, pueden conseguir mejores resultados.

La vergüenza y el miedo son unos de los principales obstáculos que se encuentran los niños a la hora de hablar en un idioma que no es el suyo. Sin embargo, en el campamento no les queda más remedio que hablar. Cuando se dan cuenta que no es para tanto y que el resto de sus compañeros hablan de forma parecida, superarán esa vergüenza y ese miedo.

 

Inmersión total

El campamento ayuda a tener una inmersión total en el idioma. No es lo mismo acudir durante una o dos horas a clase y hablar inglés allí que hacerlo de forma constante todo el día durante el tiempo que dura la experiencia. Así se aprende mucho más rápido y de una manera más eficaz.

Además, todo este aprendizaje será con otros niños de su edad, lo cual hace que el campamento sea un lugar idóneo para hacer nuevos amigos y desarrollar sus habilidades sociales.

A la vuelta del campamento, el niño habrá mejorado mucho su inglés, su expresión oral será notablemente mejor, habrá hecho muchos amigos nuevos y conocido personas de otros lugares, desarrollado más independencia y aprendido valores que le ayudarán a desarrollarse como persona.

Por si no fueran pocos todos estos beneficios para el niño, los padres tendrán más tiempo libre y de descanso durante el tiempo que esté fuera en el campamento. Ya se sabe que en el verano es difícil compatibilizar las vacaciones de unos y el trabajo de otros, por lo que estos días de tranquilidad también hay que tenerlos en cuenta y valorarlos.

Como en The English House conocemos bien todas estas ventajas, colaboramos con la empresa TECS -que organiza campamentos de verano- desde hace varios años. Ya son muchos los alumnos que han disfrutado de la experiencia de vivir una inmersión cultural al completo de la mano de TECS.

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Matrícula Abierta para el curso 2018-2019. ¡No te quedes sin tu plaza!
Más Info
close-image